Si tienes niños, seguro que tienes música para ellos y sueles llevarla en el coche.

Pero cuando ya están cansados hay que ofrecerles alguna novedad, no basta con ponerles su música de siempre.

En esos momentos prueba a convertir la música en un juego:

Diles que en un momento determinado quitarás el sonido y tendrán que estar atentos para seguir cantando la canción al pie de la letra.

Gana un punto quien dure más sin equivocarse ni quedarse en blanco.

Otra prueba consiste en cantar la canción imitando la voz que tú digas: como un marciano, como un gigante, como un enanito,…