Este juego es más divertido con varios jugadores (papá, mamá, hermanitos, los abuelos,…).

Cada jugador debe tener un pequeño papel con los nombres de los demás jugadores anotados y un lapicero.

Cada uno os esconderéis en un lugar de la casa y os pintaréis en la frente un número (el que queráis).

Cuando deis la señal, saldréis a “patrullar” y comenzará la caza de números.

Cada jugador tratará de descubrir los números de las frentes de sus contrincantes sin que el suyo sea descubierto (para lo cual vale esconderse o agachar la cabeza, pero nunca borrarse o taparse el número).

Pasados unos minutos, cuando lo veas oportuno, da la señal que indica el fin del juego; os reunís todos y ponéis en común vuestras hojas de anotación para comprobar los resultados.

Gana quien más números haya anotado correctamente junto al nombre de la persona correspondiente. “